Higiene minuciosa y totalmente personalizada en función del tipo de piel para eliminar las células muertas y puntos negros, de manera que la piel quede hidratada, libre de impurezas y con un tono más uniforme. Además permite potenciar la penetración de los principios activos que se utilicen posteriormente. Aunque limpiemos nuestra piel todos los días, siempre quedan restos que exigen un tratamiento más profundo. Preparamos la piel con una exfoliación enzimática seleccionada por su potencia y mecanismo de acción suave simultáneo. Posteriormente se realiza la extracción y un protocolo de pasos específicos para este tratamiento. El efecto es equilibrar la piel con una limpieza profunda y un efecto refinador.